Ropa madre e hija, El origen de vestir a juego
Envío gratis a partir de 60€ + devolución gratis

Fue el 1 de febrero del año pasado a las 9.00 de la mañana que abrí las puertas por primera vez del local ya convertido en sede de mi propia marca para vestir igual madre e hija. Recuerdo la ilusión de aquel primer día como si fuera ayer, con el plan de empresa bajo el brazo y todo el espacio listo para empezar a plasmar en patrones y dibujos lo que hacía tanto tiempo tenía en la cabeza.

Un año después, he decidido empezar este blog, porque tengo ganas de abriros la puerta al mundo que rodea Lilula. Hoy quiero contaros cómo nace la idea de crear una marca de ropa que viste a juego madre e hija. Y como no podía ser de otro modo, el hecho de ser madre fue esencial, y es que no sé que nos pasa a algunas mamás que se nos despierta un duendecillocreativo que nos empuja a emprender de una manera casi salvaje. Y por otra parte, nace de la pasión que tengo desde pequeña por la moda, lo que me ha llevado, una vez he sido madre, a disfrutar en extremo a la horade vestir a mis hijas. Además, la práctica de vestirlas igual o a juego conmigo me hace disfrutar aún más porque lo encuentro chulísimo y están tan bonitas! (Sin abusar, claro).

Así es que podríamos decir que la maternidad y la moda fueron los detonantes principales de Lilula.

Mi primera vez

Cuando nació mi primera hija, encargué unos pendientes iguales, unos para ella y unos para mí, lógicamente con una libélula, y con la segunda… vamos las tres con los mismos pendientes y me encanta! Esta fue la chispa inicial de lo que terminaría siendo mi pasión.

Personalmente, ir a juego, combinadas o coordinadas con mis hijas, me hace sentir que somos de la misma tribu. Para mí, ese complemento o aquella prenda traza un hilo invisible entre nosotras que nos une y el consecuente “mama, como tú!” de Valentina me hace morir de amor.

Cada día puede ser un buen día para lilulear *

Esta es una de esas tendencias que cuando la pruebas, no puedes parar! Suena extraño, pero yo lo siento así! Hay a quien no le gusta, faltaría más, y es que es de aquellas cosas que o te encanta o lo odias. Tampoco hace falta vestir como si fuésemos gemelas, cada una tiene su personalidad, y lo más importante es que ella es una niña y yo soy una adulta (como suena esto, jajaja) y esta premisa la he querido tener muy en cuenta en Lilula. Está claro que hay piezas que pueden ser tanto para la madre como para la hija, pero hay otras que no! Y tampoco es cuestión de salir cada día igualitas de casa, ni mucho menos, ni tampoco sólo hacerlo en ocasiones especiales … ya cada día puede ser un buen día para llevar una blusa a juego, las mismas zapatillas o la misma mochila!

Seguimos!

Y es así como gracias a la gente que me rodea ya la inspiración de mis pequeñas musas, Lilula se hecho realidad poco a poco (bueno, yo también he tenido algo que ver, eh! no me sacó mérito) Nadie dijo que sería fácil, y es cierto que no lo es, y a veces pienso que soy más minera que no creadora, pero sea como sea, con Lilula, seguiremos picando piedra!

Espero que os haya gustado mi primer post, y tranquilas, que tengo la intención de hacer más y mejores !!!

¡Ah, y no paréis de lilulear! … Porque vosotras ¿amáis o odiáis esta práctica?

 

Desi.


* Lilulear: neologismo empleado para referirse al hecho de vestir a juego, combinada o coordinada.

Bienvenido a Lilula! :)

 

Suscríbete a nuestra newsletter i consigue

un 15% de descuento en tu primera compra

Gracias por confiar en Lilula! :) Comprueba tu buzón de entrada para confirmar tu suscripción a nuestra newsletter y obtener el código de descuento.